Registrarse para una cuenta gratis
Nombre
Correo electrónico
Elegir una contraseña
Confirmar contraseña
Género
Fecha de nacimiento

Por favor inicie sesión para continuar
¿Olvidó su contraseña?
Recupera su contraseña aquí.
¿No tiene una cuenta?
¡Regístrese ahora!

La Providencia de Dios

Por Dr. J. Vernon McGee

Si hay algo que el libro de Ester nos enseña, es que Dios tiene el control. Del universo. De la historia de la humanidad. De nuestras vidas individuales. Echemos un vistazo más de cerca a este ordenamiento soberano de nuestra historia que ocurre ya sea que reconozcamos la mano de Dios o no.

El Dr. McGee lo explicó así:

La creación explica el origen del universo.

La preservación explica cómo continúa.

La providencia explica cómo Dios dirige todas las cosas - animadas e inanimadas, vistas y no vistas, buenas y malas - hacia un propósito digno. La providencia es la gloria de Dios y el cumplimiento final de sus propósitos.

Dios no tiene que rendir cuentas a nadie sobre Su conducta. Él dirige el universo y lo dirige a Su manera.

"...conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”. Efesios 1:11

La providencia es Dios al volante del universo. Es la forma en que Dios entrena al hombre que está en la segunda base (en un campo de béisbol). Providencia significa que Dios está detrás de escena, cambiando y dirigiendo los acontecimientos del mundo. La Providencia es la mano de Dios en el guante de la historia, y ese guante nunca se moverá hasta que Él lo mueva.

Puede que le resulte difícil creer que el libro de Ester enseñe la providencia de Dios. ¿Cómo podría hacerlo si el nombre de Dios no se menciona ni una sola vez? Él está allí en las sombras, vigilando a los suyos.

La palabra providencia significa "proveer". Dios proveerá. Providencia significa que Dios está detrás de su creación hoy, detrás de la raza humana, detrás de aquellos que son suyos por redención. Dios está dando dirección a los hombres y mujeres en el mundo de hoy.

En el libro de Ester vemos que así es como actúa Dios. La joven judía Ester fue elegida por el rey Asuero para ser reina de Persia. La mayoría de la gente la llamaría "afortunada". Pero Dios estaba detrás de estos acontecimientos.

Su primo, Mardoqueo, escuchó por casualidad una conspiración para matar al rey. Sí, fue "afortunado"

por haberlo escuchado. Pero Dios lo estaba dominando. Mardoqueo denunció el complot, pero su lealtad no fue recompensada. El rey no lo reconoció en absoluto. Para empeorar las cosas, Mardoqueo provocó la ira de Amán (a quien el rey había ascendido a un cargo muy influyente) al negarse a inclinarse ante él. En venganza, Amán decidió destruir no sólo a Mardoqueo sino a toda su gente en todo el reino.

Entonces, una noche el rey no pudo dormir. Llamó al libro de registros del reino; nosotros los llamaríamos "actas" de la reunión. Seguramente, leerlas haría que el rey se durmiera. Sin embargo, esa noche, leyó lo que Mardoqueo había hecho para salvar su vida y preguntó cómo había sido recompensado.

"Nada".

"Bueno, ahora vamos a recompensarlo".

Toda la secuencia de eventos suena a suerte, pero fue Dios quien dirigió la trama. Y Dios salvó a todo un pueblo del exterminio gracias a ello. Puede trazar un hilo brillante de redención a lo largo de la historia de Ester, incluso a lo largo de la Palabra de Dios. Si se fija bien, también verá el hilo de redención de Dios en su vida.

CONSIDÉRELO

El Dr. McGee dijo: "Dios permite que un enemigo o un problema llegue a nuestras vidas para que nos volvamos a Él". A veces, es la única manera en que Él puede llamar nuestra atención.

Piense en el camino de su vida espiritual. ¿Ha acudido a Dios en momentos de dificultad cuando no lo habría hecho de otra manera?

Piense en las veces que le ha pedido a Dios que le muestre Su voluntad en alguna decisión. Puede que nunca haya sentido que recibía una respuesta, pero Dios le guio a través de Su providencia, como guiará hoy a cualquier alma dispuesta.

Agradézcale hoy por la forma en que Él silenciosamente ha dirigido sus pasos.

"La providencia de Dios puede ser tierna o puede ser dura", dijo el Dr. McGee. Por Su providencia, Dios se mueve en las vidas hoy, y Él quiere moverse en su vida, libremente. Observe detenidamente cómo se movió Dios en la historia de Ester en una tierra sin Dios, y verá las lecciones que hay para nosotros hoy.