Registrarse para una cuenta gratis
Nombre
Correo electrónico
Elegir una contraseña
Confirmar contraseña
Género
Fecha de nacimiento

Por favor inicie sesión para continuar
¿Olvidó su contraseña?
Recupera su contraseña aquí.
¿No tiene una cuenta?
¡Regístrese ahora!

El amor es el fruto de Su Espíritu que actúa en nosotros

Por Radio Trans Mundial

El amor
La palabra "amor" se puede traducir de tres maneras. Puede que usted ya lo sepa, pero el repaso es bueno.

  • El primer significado de "amor" viene de la palabra griega eros, que significa "pasión". Hoy llamaríamos a esto "el sexo". La pasión sin control lleva a la lujuria. Esta palabra no se utiliza en absoluto en el Nuevo Testamento.
  • La segunda traducción de "amor" viene de la palabra phileo, que significa “afecto” el amor que tenemos hacia un hermano. Es el amor humano en su expresión máxima y más noble.
  • La palabra agapao es la palabra más alta para el amor en el Nuevo Testamento, y significa “amor divino”. Más que una emoción, es un amor que desea. Este tipo de amor elige su objeto.

El agapao es el tipo de amor que demuestra el "capítulo del amor", 1 Corintios 1. Comienza con nuestro discurso y nuestra actitud.

“Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.”  (versículo 1)

Pablo escribe que si tenemos la más maravillosa elocuencia, sin amor no somos más que una campana ruidosa. La cháchara sin caridad es sonido sin alma. Puedes cantar como un ángel, pero sin amor no es más que el silbido del infierno. El amor da sentido y profundidad y realidad y hace que la elocuencia tenga sentido.

“Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.” (versículo 2)

El primer verso de 1 Corintios 13 habla del amor como algo que sale del corazón. El segundo verso viene de la mente: el amor como un acto del intelecto. El conocimiento por sí solo no es suficiente; el amor debe añadirse a ese conocimiento. El entendimiento por sí solo no es suficiente; el amor debe ser añadido a ese entendimiento. Demasiado a menudo en nuestras iglesias creyentes en la Biblia hoy en día, no nos falta un conocimiento de la Biblia y una comprensión de la verdad de la Biblia, pero nos falta amor. Como era el caso en la primera iglesia de Corinto, hay chismes, amargura y odio junto con el conocimiento de la Biblia.

“Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.” (versículo 3)

El amor piadoso es un acto de la voluntad. El amor incluye el corazón (v. 1), la mente (v. 2) y la voluntad (v. 3). El amor es el fruto de Su Espíritu Santo. Aunque debemos codiciar fervientemente los mejores dones (1 Corintios 12:31), estos deben ser ejercidos en el amor y sólo el Espíritu de Dios puede hacerlo a través de nosotros.

El amor es el fruto de Su Espíritu que actúa en nosotros.

El tema de 1 Corintios es la supremacía de Jesucristo. A la luz de todos los problemas que Pablo abordó, es importante que volvamos a Jesucristo como nuestro poder y autoridad. Es chocante descubrir que 2000 años después, damos vueltas alrededor de los mismos problemas. El verdadero problema es que hemos perdido de vista la centralidad de Jesucristo crucificado. Ese era el problema entonces, y es el problema ahora.

Pregúntese a si mismo

¿De qué manera serían diferentes los desafíos que usted enfrenta hoy en tus relaciones si demostraras el amor ágape, el amor de la voluntad que elige su objeto? Piensa en una forma de practicar eso hoy en una relación.