Registrarse para una cuenta gratis
Nombre
Correo electrónico
Elegir una contraseña
Confirmar contraseña
Género
Fecha de nacimiento

Por favor inicie sesión para continuar
Having Trouble Logging In?
Restablecer su contraseña
¿No tiene una cuenta?
¡Regístrese ahora!

¿Cómo es Él?

Por Josue Berdiales


AHORA MIS OJOS TE VEN

¿Qué piensas cuando estás pensando en Dios? ¿Son tus pensamientos de Él complejos, o básicos, vívidos o tenues? ¿Tus pensamientos Lo exaltan o Lo humillan?

Lo que pensamos de Dios importa. A.W. Tozer* dice: “Lo que nos viene a la mente cuando pensamos en Dios es lo más importante sobre nosotros. La adoración es pura o contaminada según el adorador tenga un concepto correcto o equivocado Dios”. Por supuesto, nuestros pensamientos acerca de Dios son santos y agradables a Él sólo en la medida en que sean correctos. Pensar en un Dios diferente al Dios bíblico es algo así como moldear un ídolo de madera de los días de Isaías (Isaías 45:20). Nuestros pensamientos que conducen a la adoración nos harán más como Dios mismo, o más como un ídolo sin vida (Salmo 115:8). No podemos obedecer o adorar correctamente si nuestro conocimiento es indigno o está fuera de lugar.

Debemos tener pensamientos elevados y puros de Dios porque Él es digno de alabanza. Es digno porque Él es el alfarero y nosotros el barro, Él es el creador y nosotros la criatura, y para los que son salvos, Él es nuestro Padre y nosotros somos sus hijos. Él merece ser conocido en la medida en que nos lo ha revelado (Deuteronomio 29:29). Aparte de esta razón, ¿por qué más deberíamos conocer a Dios?

1. Es pura sabiduría. Si vamos a temerle correctamente y obedecerle, entonces debemos saber quién es Él. Brindamos honor a un miembro de la familia al preocuparnos por sus necesidades, prestar atención a sus palabras y dar regalos que aman. De una manera mayor, tememos a Dios al conocerlo profundamente. ¿De qué otra manera podríamos saber que le estamos agradando? “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santo es perspicacia.” (Proverbios 9:10)

2. Nos protege de diferentes formas de destrucción. Conocer a Dios traerá luz y vida a nuestras vidas y cómo debemos responder a cualquier situación en la tierra. No conocer a Dios traerá oscuridad, necedad y finalmente destrucción. ¿Corríamos a través de un bosque oscuro y espeluznante sin luz? ¿Exploraríamos las profundidades de una cueva sin linterna? Entonces no deberíamos morar en este mundo malvado y engañoso, sin conocer al Gran Ingeniero que lo diseñó y lo sustenta. "Mi pueblo fue destruido por falta de conocimiento; porque has rechazado el conocimiento, yo te rechazo para que no seas un sacerdote para mí. Y como te olvidaste de la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos.” (Oseas 4:6)

3. Se requiere si vamos a cumplir nuestro propósito final y eterno para el cual fuimos creados. Si vamos a glorificar a Dios y disfrutarlo para siempre, como la Confesión de Westminster de 1646 declaró tan bellamente como el propósito del hombre, entonces debemos saber quién es Él. E incluso en la tierra, mientras buscamos sus atributos, obras y belleza, podemos experimentar lo que será la vida eterna en gloria. Es como echar un vistazo a través del velo de este mundo a ese matrimonio divino. “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. (Juan 17:3)

4. Es vital para lograr una comprensión profunda del Evangelio. La sabiduría requerida para producir la encarnación de Cristo, Su vida, Su muerte y Su resurrección, la cual llevó a Dios a ordenar tales acontecimientos, se debe a quien Él es. Sus atributos le llevaron a hacer la creación, a odiar el pecado, a salvar a los pecadores y a glorificarse a sí mismo. Cuando admiramos la naturaleza de Dios, podemos ver más el genio, la santidad y la belleza de la persona y la obra de Jesucristo.

Por esta razón, comenzaremos una serie sobre los atributos de Dios. La serie será solo una introducción, y mi ruego es que continúes en este esfuerzo por el resto de tu vida. Esta búsqueda es nuestro gran honor.


*A.W. Tozer era un teólogo y pastor durante el siglo 20.